Nuestro tiempo libre

30 de diciembre 2011

Esquiar en el Pirineo francés

Buenos precios, más nieve y grandes instalaciones son las señas de identidad de las estaciones de esquí del Pirineo francés. Una buena elección para todos los públicos, especialmente para aquellas personas que quieran complementar la experiencia deportiva con grandes entornos naturales, historia y pueblos con encanto.

Más cerca de lo que se puede pensar existen nuevas posibilidades de vivir el esquí. Aquellas personas que quieren un cambio pero que no contemplan recorrer grandes distancias, pueden encontrar en el Pirineo francés la alternativa a sus escapadas a la nieve.

El Pirineo francés cuenta, a lo largo de su extensión, con muchas estaciones de esquí, de diferentes tamaños, pistas y ambientes, lo que se traduce en una rica oferta tanto de opciones como de precios, con la ventaja de poder escoger alojamiento y forfait desde casa, desde muchas de las páginas web dedicadas a este tipo de turismo que encuentra en el público español un gran exponente y fiel usuario. Últimamente, han proliferado los snowparks y boardercross para los adeptos del freestyle, y también, zonas “freeride” seguras, para probar y gozar de la nieve polvo sin riesgos.

Esquí y más

El abanico de actividades relacionadas con la nieve que se pueden practicar en el Pirineo francés es muy amplio: esquí de travesía, esquí de fondo, esquí alpino, tándem esquí, esquí-joëring (esquí arrastrado por un caballo o hasta por un buey), trineo y todas sus versiones, snowboard, parapente (speed riding, snowkite, skikite) y otros eventos que se concentran en los meses que dura la temporada de nieve, como aprender a construir un iglú o el buceo bajo hielo.

Aparte del esquí, se han popularizado enormemente las excursiones con raquetas o perros de trineo, que permiten hacer deporte y disfrutar de los amplios parajes de la zona, atravesando senderos vírgenes con vistas espectaculares. Otra de las opciones es acudir a alguno de los numerosos institutos de belleza y centros de spa dónde poder disfrutar de tratamientos y masajes para complementar la estancia.

A estas actividades estrictamente deportivas y lúdicas se suma la riqueza cultural de la zona. Así, las propias estaciones de esquí organizan visitas guiadas para descubrir el patrimonio más cercano, destacando sus iglesias o sus antiguas granjas, en las que los más pequeños de la casa podrán  acercarse a los burros, cabras, vacas y otros animales, e incluso asistir a la fabricación de quesos tradicionales, como Tommes, Reblochon, Cantal, Beaufort, Comté, o Abondance, entre otros. La oferta cultural se completa con música en directo de todos los estilos y diferentes eventos culturales.

Siguiendo con la gastronomía, se puede disfrutar tanto de una cocina familiar, como especialidades de montaña o de una cocina de vanguardia preparada por grandes chefs. Sobre el alojamiento, el Pirineo francés destaca por combinar una oferta para todos los bolsillos, desde hoteles contemporáneos más populares a chalets con historia, para quienes deseen vivir una experiencia más exclusiva.

Estaciones indicadas para cada nivel

Dependiendo si se viaja con amigos o familia, y del nivel medio de los esquiadores, existen diversas  cuestiones a tener en cuenta a la hora de elegir estación de esquí en el Pirineo francés. Es por ello que al plantear el viaje, aquellas personas que busquen un ambiente familiar, encontrarán su destino ideal en Peyragudes, Superbagnères, Guzet, Font Romeu, Ax Les Thermes o Piau-Engaly. En cambio, hay otras estaciones enfocadas al público joven y grupos de amigos, como Luz Ardiden o Saint Lary.

Para aquellas personas que se inicien en el esquí, se recomiendan las estaciones de Barèges – La Mongie, Font Romeu, Peyragudes y Saint Lary, ya que se diferencian del resto por contar con más pistas verdes. En cambio, para aquellos esquiadores expertos existen una gran cantidad de estaciones a elegir, dependiendo de gustos a la hora de esquiar y las preferencias en alojamiento. Así, quienes hagan su elección dependiendo de la variedad de pistas de gran longitud, se decantarán por Barèges – La Mongie, Font Romeu, Peyragudes y Saint Lary. Los amantes de las largas pendientes encontrarán su lugar ideal en estaciones más pequeñas, como la de Piau-engaly. Finalmente, quienes busquen el lado más arriesgado y extremo en pistas rojas y negras, disfrutarán en estaciones con muchos kilómetros esquiables como Saint Lary, Peyragudes y Luz Ardides.

No olvidamos a los aficionados al snowboard, que verán satisfechas sus necesidades en cualquiera de las estaciones de esquí del Pirineo francés anteriormente mencionadas. Aún así, Luz Ardiden, Peyragudes, Ax Les Thermes, Les Angles, Barèges – La Mongie o Saint Lary son las más conocidas.